¿Tienes un recibidor pequeño? Si esto te produce sensación de agobio, hoy te damos unos trucos para hacer que parezca más grande.

La entrada de casa es lo que nos recibe y nos despide cada día varias veces. Aunque parece una estancia anodina, es fundamental decorarla adecuadamente para que nos haga sentir bien. Piensa que pasamos por ella muchas veces y es testigo de muchos momentos importantes. Sin embargo, el recibidor no siempre tiene la consideración que merece.

Añadir un espejo redondo de recibidor o jugar con los colores son algunas de las claves para hacer que parezca más grande. Devuélvele el protagonismo con estos sencillos consejos.

Recibidor pequeño, pero con función

En caso de no contar con el espacio suficiente, es importante definir la función que queremos que tenga. 

¿Colgar abrigos y chaquetas? ¿Mirarnos al espejo antes de salir? ¿Dejar las llaves? Elige la prioritaria y poténciala. Esto te servirá como punto de partida para definir el resto del recibidor. 

A continuación, aplica estos consejos para agrandarlo visualmente:

  • Apuesta por el blanco. Es el truco más sencillo y efectivo para conseguir que cualquier espacio parezca más grande. Esto lo consigue al lograr el efecto óptico de alejar las paredes entre sí. Si además pintas de blanco también la carpintería y el techo, el efecto se hará aún más notorio.
  • Me aburre el blanco. No pasa nada, opta entonces por colores neutros. Puedes incluso poner papel pintado en alguna pared, siempre que tenga estampados sencillos y en colores suaves.
  • Coloca un espejo. Este es otro de los recursos más utilizados a la hora de agrandar visualmente un espacio. Colócalo haciendo que refleje una pared. Además, te servirá para multiplicar la luz en caso de que tu recibidor sea oscuro.
  • Elige muebles con poco fondo. Una consola estrecha es la solución perfecta para amueblar un recibidor pequeño. Si colocas una pieza que dificulte el paso por culpa de sus dimensiones, conseguirás el efecto contrario: parecerá aún más pequeño.
  • Logra la consonancia. Optar por los mismos materiales y acabados en suelos y paredes te ayudará a crear continuidad visual y amplitud. Además, visualmente hará que notes ligereza. Imagina un recibidor en el que los colores y los muebles siguen un mismo estilo. ¿Percibes la sensación de ligereza y holgura?
  • Presta atención a la iluminación. Esta es otra de las consideraciones básicas a la hora de decorar una estancia. Lo mejor es combinar la luz de focos o lámparas de techo con apliques o lamparitas de sobremesa. En cuanto al color, opta por luces de color blanco para dar sensación de amplitud. 
  • Rompe el efecto túnel. Cuando el recibidor es estrecho y largo o se encuentra integrado en el pasillo, puede generar sensación de tubo. Esto se soluciona de varias maneras. Una de ellas es colocando una alfombra redonda o rectangular que respire por ambos lados. La otra es recurriendo a decorar la pared con un zócalo en blanco y molduras.

Como ves, existen numerosas soluciones para que un recibidor pequeño parezca más grande. 

La importancia reside en elegir correctamente su decoración y en eso somos expertos en Stylohome. Visítanos o llámanos para que convirtamos tu casa en el espacio agradable que siempre quisiste.