“El Color of the Year de Pantone se ha convertido en algo mucho más importante que la mera descripción de una tendencia en el mundo del diseño; se trata de una verdadera reflexión sobre las necesidades de nuestro mundo actual.”

Laurie Pressman, vicepresidenta del Pantone Color Institute

pantone colors

Un año más el Pantone nos desvela el que será el color para este 2018, a través del “Color of the Year” de Pantone Color Institute, la división asesora de Pantone encargada de pronosticar las tendencias de color globales y de asesorar a las empresas en materia de color de identidad de marca y desarrollo de productos.

Este año el elegido es un tono púrpura radicalmente provocador y reflexivo, el PANTONE 18-3838 Ultra Violet que en palabras de Pantone “comunica originalidad, ingenuidad y mentalidad visionaria que nos señala el futuro”.

Color of the year

Esta es la descripción del color para este año que nos ofrece Pantone:

“Complejo y contemplativo, Ultra Violet evoca los misterios del cosmos, la intriga de lo que nos depara el futuro y los descubrimientos que vendrán. El vasto e infinito cielo nocturno simboliza aquello que es posible y sigue inspirando el deseo de buscar un mundo más allá del nuestro.

Desde siempre, los enigmáticos púrpuras han simbolizado la contracultura, la ruptura con los convencionalismos y el brillo artístico. Iconos de la música como Prince, David Bowie y Jimi Hendrix llevaron tonos de Ultra Violet a la vanguardia de la cultura pop occidental como expresiones personales de singularidad. Con múltiples matices y lleno de emoción, la profundidad del PANTONE 18-3838 Ultra Violet simboliza la experimentación y el inconformismo, y espolea a las personas a imaginar su huella única en el mundo y a traspasar límites en sus actividades creativas.

Históricamente el Ultra Violet se ha asociado a una cualidad mística o espiritual. Este color se suele asociar a prácticas del mindfulness, una plenitud de consciencia para las personas que buscan protegerse de la sobreestimulación del mundo actual. El uso de una luz con tonos púrpuras en los espacios de meditación y otros espacios de reunión estimula a las comunidades que se congregan ahí e inspira una halo de conexión”.